El Gobierno informó a los movimientos sociales el importe del bono de fin de año + el plus por Hijo.

No faltaron el agua mineral, el mate y las buenas intenciones. Pero en la multitudinaria reunión convocada por la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, los representantes de organizaciones y movimiento sociales pidieron la aprobación legislativa de la ley de emergencia social y alimentaria, rechazada de plano por el presidente Mauricio Macri y varios de sus ministros, por razones presupuestarias.



En la reunión el Gobierno puso sobre la mesa la oferta: un plus de $ 250 por hijo sumado a los $ 1000 convenidos para las familias que cobran la Asignación Universal por Hijo, un bono de $ 2000 para cooperativistas y llevar los planes de empleo a $ 4000.

"Lo que ofreció el Gobierno es lo menos que se podía aceptar después de un año muy malo como el que tuvimos. Pero se generó mucha rispidez por cómo los funcionarios trataron el proyecto de emergencia que reclamamos", agregó a LA NACION Daniel Menéndez, de Barrios de Pie, una de las entidades que mantienen un buen vínculo con la ministra, pero que se sumó al pedido de aprobación de la ley, que aumenta los fondos destinados a las cooperativas y establece por ley un piso para los empleados en negro.

Luego del debate que las organizaciones tendrán puertas adentro en todo el país este jueves, el lunes de la semana próxima habrá una nueva reunión con Stanley en la que aceptarán o rechazarán los distintos puntos. 

Luego de la reunión, el Gobierno prefirió la cautela. "Fue un segundo encuentro de diálogo con muchos puntos de consenso y de trabajo conjunto, como vinimos haciendo durante todo el año", señaló Stanley en un comunicado. Y destacó que la mesa de diálogo "durará más allá de diciembre". 

Disconformes, los movimientos sociales irán a ver hoy al presidente del bloque Pro en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot, para intentar algo poco probable: que el oficialismo apoye la ley, aprobada por el Senado la semana pasada, o que el Presidente no la vete, como lo anticiparon voceros del oficialismo. "Un veto presidencial opacaría los esfuerzos que estamos haciendo", agregó Menéndez.

Según voceros oficiales, en la reunión se conversó sobre "seguir fortaleciendo el trabajo conjunto en cooperativas, la importancia de la herramienta del monotributo social y la necesidad de seguir coordinando políticas respecto del problema de las adicciones".

Fuente: lanacion.com  Por: Jaime Rosemberg

0 comentarios:

Publicar un comentario