ProHuerta, el programa del Ministerio de Desarrollo Social y el INTA, entregará más de 530 mil kits de semillas en todo el país para la campaña otoño-invierno 2017, para que todas las regiones puedan sembrar en las fechas óptimas y aprovechar el potencial productivo para cosechar más alimentos.



“Con una significativa mejora en los procesos de licitación, gestión y distribución, las distintas colecciones y fraccionamientos de semillas llegarán en tiempo y forma a los huerteros de todo el país, lo cual les permitirá aprovechar el potencial productivo de las variedades y, de ese modo, cosechar mayor cantidad de verduras durante la próxima temporada”, se informó.

“Las semillas ya llegaron a las distintas unidades del INTA de todo el país y en las próximas semanas comenzarán a entregarse a huerteros, escuelas, familias y organizaciones”, expresó el coordinador nacional de Transferencia y Extensión del INTA, Diego Ramilo.

En esa línea, el extensionista destacó que los kits hayan llegado a tiempo: “Es muy bueno que hoy, en el mes de enero, ya esté todo listo para iniciar la distribución en cada provincia, lo cual refleja una mejora en la dinámica administrativa para contar con las semillas e tiempo y forma y por haber decidido gestionarlas a contraestación”.

Hoy, el programa cuenta con 470 mil huertas familiares y beneficia a más de 2,8 millones de personas en todo el país, articulando con más de 10 mil organizaciones y 400 ferias agroecológicas, gracias a una red de 9.000 promotores voluntarios.

La distribución de los kits de semillas comenzará a realizarse entre febrero y marzo, según el lugar del país, desde las distintas unidades del INTA, con Estaciones Experimentales Agropecuarias y Agencias de Extensión Rural localizadas en más de 400 puntos del territorio nacional.

Para saber que es ProHuerta y donde consultar ingresa a este otro artículo: Programa ProHuerta

Fuente: infocampo.com.ar

El Programa ProHuerta favorece la participación y la organización de las comunidades con las que trabaja, contribuyendo a que los integrantes de las mismas sean actores protagonistas de la gestión de los procesos de desarrollo local y territorial.


Desde el Ministerio de Desarrollo Social el gobierno ayuda a que las familias armen la huerta en su casa para que puedan cultivar sus propios alimentos.

A través de ProHuerta ya hay más de 450 mil familias de todo el país para que puedan cultivar sus propios alimentos.

El Programa ProHuerta permite:

1) Mejorar y diversificar la alimentación de las familias, escuelas, instituciones y organizaciones de la comunidad.

2) Promover la participación comunitaria en la producción de alimentos.

3) Incentivar la formación y difundir tecnologías apropiadas para la producción de cultivos.

4) Multiplicar alternativas de comercialización que puedan integrarse en un mercado de economía social.

5) Mejorar el ingreso familiar.

El ProHuerta garantiza a las personas el aprendizaje y la participación de todos, independientemente de sus condiciones sociales, personales o culturales, con una mirada sistémica donde las diferencias de la diversidad le dan el valor agregado.

El 3 de Agosto de 1990, nace en el Gran Buenos Aires, Rosario, Santa Fe y Mendoza y de a poco comienza a expandirse por todo el territorio nacional.  Es uno de los programas sociales más importantes de producción y desarrollo.

El objetivo inicial del programa refirió al aporte de los técnicos de INTA a que los sectores más vulnerables tuviesen acceso a una alimentación adecuada, produciendo sus propios alimentos.

Con este programa el Ministerio de Desarrollo Social intenta que las familias en situación de vulnerabilidad accedan a una alimentación nutritiva y saludable. Con este objetivo, junto con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), les brinda a la población y organizaciones de todo el país todo lo que necesitan para poner en marcha huertas orgánicas en sus propios hogares y comunidades.

Con la autoproducción de alimentos como meta, les brinda recursos -semillas, frutales, animales de granja y herramientas- y capacitación. Además, los asesoran técnicamente para que comercialicen eventuales excedentes en ferias de la economía regional o impulsen emprendimientos productivos.

Ingresa en el enlace de abajo y conoce adonde tenés que dirigirte en cada provincia para poder acceder al programa ProHuerta


Por otras dudas o consultas podes dirigirte a:
Programa Pro Huerta - Unidad de Coordinación Nacional 
Chile 460 - Piso 1 
(C1098AAJ) Ciudad Autónoma de Buenos Aires


Conocer las leyes permite tener un mejor acceso a distintos beneficios que muchas veces resultan indispensables. La falta de posibilidad de entrar en el mercado laboral de personas con discapacidad, hace que sea difícil afrontar con ingresos de terceros las demandas de consumo. El marco regulatorio para ellos es amplio, haciendo más difícil el conocimiento global de estos derechos y beneficios, por encontrarse disgregados en varias leyes.

En la Argentina, se considera a las personas con discapacidad en la Constitución Nacional en el Art. 75, donde se establece la legislación y promoción de medidas de acción positivas que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato.    

Así mismo, se contemplan a los pacientes con discapacidad en distintas leyes, entre las que se encuentran la Ley 22.431, Ley 23.661 y la Ley 24.901. En esta última, se establece el sistema de prestaciones básicas en habilitación y rehabilitación integral a favor de las personas con discapacidad.

Para obtener los beneficios compensatorios se creó el Certificado Único de Discapacidad. Este constituye un documento público, que se obtiene de forma gratuita y  tiene vigencia en todo el territorio nacional. Gracias a este, la persona accede al Sistema de Salud y a los beneficios instituidos por las normativas.

En lo que respecta a salud, se establece la cobertura del 100% en las prestaciones para personas con discapacidad. Es decir, que la persona tiene garantizados los medicamentos, las prótesis y tratamientos de rehabilitación en forma ilimitada y gratuita; siempre y cuando exista la indicación médica que lo respalde. A la vez, quienes presenten el certificado tienen exención de impuestos de importación y bienes necesarios para la persona.

Por otro lado, las personas con el certificado tienen acceso gratuito al transporte público nacional de corta, mediana y larga distancia en trenes, subtes, colectivos y micros. Además, las leyes contemplan la obtención del Símbolo Internacional de Acceso para el automóvil –otorgándole al beneficiario el derecho al libre tránsito y estacionamiento-; y la exención de la patente y peajes.

A la vez, las leyes contemplan prestaciones educativas. Esto refiere a acciones de enseñanza y aprendizaje, mediante una programación sistemática específicamente diseñada para la persona. Este concepto, además contemplar a la educación escolar, incluye capacitaciones y talleres de formación con orientación al trabajo.

Desde el punto de vista laboral  se creó un Cupo Laboral Obligatorio  4% establecido por la Ley 25.689 para las empresas que presten servicios públicos privatizados  y entes públicos no estatales. Esta línea intenta obligar a que haya más oportunidades dentro del mercado laboral formal para esta población.

Por último, la ley 24.901 propone una cobertura económica con el fin de ayudar a las personas con discapacidad y/o su grupo familiar, en el caso en que se encuentren enfrentando una situación económica deficitaria. Con esto se intenta lograr que la persona no modifique su hábitat, que logre reinserción laboral y tenga acceso a la rehabilitación correspondiente.

A través del ANSES existe la posibilidad de tramitar asignaciones familiares por hijo con discapacidad, para ayuda escolar anual, para protección social y para cónyuge de paciente con discapacidad.

Son varios los beneficios, pero también las limitaciones burocráticas con las que se enfrentan las personas que intentan obtener los mismo. De todas formas es recomendable realizar el esfuerzo, ya que los beneficios pueden modificar significativamente la realidad de la persona.

Fuente: iprofesional.com  Por Ignacio Aladro
El Ministerio de Trabajo tiene intenciones de fomentar el empleo utilizando el importe que se abona por distintos planes sociales para subsidiar la creación de nuevos y genuinos trabajos en el sector privado de la economía.



En diálogo con Clarín, Triaca confirmó el plan del Gobierno nacional con un ejemplo: “La idea es que los 4.000 pesos que se aportan a cada beneficiario de los casi 300.000 que hay (entre los planes que aglutinan los ministerios de Trabajo y Desarrollo Social), como, por ejemplo, el “Argentina Trabaja” o el “Ellas Hacen”, los siga aportando el Estado pero a las empresas para subsidiar el salario básico de convenio. Supongamos que si un trabajador cobra 12.000 pesos, 4.000 los seguirá aportará el Estado”. Los planes actualmente tienen una vigencia de nueve meses que se van prorrogando: la idea es, aunque el esquema está en discusión, que al principio se aporte el 100% del plan y éste vaya bajando gradualmente a medida que pasen los años.

Consultado Daniel Menéndez, referente nacional de Barrios de Pie, encendió el primer alerta de las organizaciones piqueteras: “El pasaje de los programas de empleo hacia un empleo formal es una política pública con la que no hay forma de estar en desacuerdo. El problema es que el macrismo hace kirchnerismo: detrás de buenas ideas o posturas progresistas ocultan otras intenciones. Vemos que buscan achicar el costo fiscal bajando el presupuesto de las políticas sociales y públicas”.

Según Menéndez, “hay un mundo del trabajo informal que necesita, más allá de su deseo de pasar del empleo informal al formal, ser acompañado en el mientras tanto porque estamos en recesión y con el mercado de trabajo paralizado”. El dirigente, referente de una de las organizaciones que negoció con la Nación la emergencia social, pide que lo que se resuelva “debe ser fruto de una mesa de negociación entre el Gobierno, los movimientos, la CGT y los empresarios” y advierte que “de no ser así nos va a encontrar rechazando y movilizándonos en contra de estas medidas”. El fantasma de los piquetes que tanto molesta al presidente Macri.

Desde la Corriente Clasista Combativa, que también forma parte del tridente piquetero de San Cayetano, también alertan sobre el tema. Su referente Amancay Ardura dijo a este diario: “Esperemos a que traigan el proyecto porque en el Gobierno están acostumbrados a tirar bombas. Antes que nada digo: en el Estado hay 700.000 trabajadores que no están en blanco, ¿por qué no empiezan por ahí? Apoyamos la creación de trabajo pero es algo que no pasa desde hace 40 años y agrego que no hay que encontrarle la vuelta entre los trabajadores sino entre los empresarios. Es por eso que, como hablamos con la CGT, no nos van usar de herramienta para bajar los salarios y romper convenios colectivos de trabajo; lo que se avance debe ser en base a negociaciones sino nos vamos a cruzar en la calle”.

Fuente: clarin.com Por: Pablo Maradei