El Gobierno rechaza aumentar el bono para los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo

Fuentes del Gobierno Nacional negaron a Clarín que el Gobierno amplíe el bono de fin de año de 1.000 pesos que recibirán los beneficiarios la Asignación Universal por Hijo.

Recordemos que el replanteo había surgido por el reclamo realizado por los movimientos sociales quienes solicitaron que el bono de fin de año se pagara por cada hijo y no por grupo familiar. 

"No, no. Caro ya lo dejó claro el otro día", agregó el funcionario. Se refería a Carolina Stanley, la ministra de Desarrollo Social de la Nación, que el miércoles se juntó con representantes del Movimiento Evita, Barrios de Pie, CTEP y la Corriente Clasista y Combativa, entre otras agrupaciones, para discutir cómo llegar a un fin de año en paz. El paraguas del encuentro lo puso la Iglesia, que aportó dos disertantes.

Ese cónclave se dio inmediatamente después de otro de escala (salarial) superior: el que llevaron a cabo funcionarios del Gobierno (incluida la propia Stanley), empresarios y gremialistas, y donde se acordó un bono con piso de 2.000 pesos para los asalariados en blanco, como mínimo el doble del que recibirán 2,2 millones de familias que cobran la AUH, más los jubilados que ganan la mínima.

Justamente por esa diferencia y porque los $ 1.000 saben a poco para sus beneficiarios, se había tirado sobre la mesa la posibilidad de sumar algún extra por hijo; se hablaba de $ 100 a $ 250 pesos más. Así, una familia desocupada con tres hijos, en lugar de cobrar sólo $ 1.000,  pasaría a llevarse entre $ 1.300 o $ 1.750 según se estipulara el extra. Pero de acuerdo con la visión de una de las cabezas del Gobierno, en principio deberán conformarse con los $ 1.000. 

La diferencia no es menor: en las 2,2 millones de familias que reciben la AUH viven casi 4 millones de chicos. El primer pedido de las organizaciones sociales era directamente $ 1.000 por hijo. A favor de la administración macrista habrá que recordar que con la nueva gestión se sumaron 1,2 millón de beneficiarios de asignaciones familiares.

De mantenerse la postura del Gobierno, se descuenta que habrá conflicto en puerta. Las organizaciones sociales ya vienen articulando protestas con las dos CTA y hasta con algunos gremios anti macristas para principios de noviembre. ¿Stanley, que ya dijo en público que no cree en la teoría del derrame, conseguirá alguna otra compensación para calmar los ánimos? Tarea complicada para la ministra preferida del Papa.

Fuente: clarin.com  Por: Eduardo Paladini

0 comentarios:

Publicar un comentario