Quieren usar subsidios de Argentina Trabaja y Ellas Hacen para financiar nuevos empleos.

El Ministerio de Trabajo tiene intenciones de fomentar el empleo utilizando el importe que se abona por distintos planes sociales para subsidiar la creación de nuevos y genuinos trabajos en el sector privado de la economía.



En diálogo con Clarín, Triaca confirmó el plan del Gobierno nacional con un ejemplo: “La idea es que los 4.000 pesos que se aportan a cada beneficiario de los casi 300.000 que hay (entre los planes que aglutinan los ministerios de Trabajo y Desarrollo Social), como, por ejemplo, el “Argentina Trabaja” o el “Ellas Hacen”, los siga aportando el Estado pero a las empresas para subsidiar el salario básico de convenio. Supongamos que si un trabajador cobra 12.000 pesos, 4.000 los seguirá aportará el Estado”. Los planes actualmente tienen una vigencia de nueve meses que se van prorrogando: la idea es, aunque el esquema está en discusión, que al principio se aporte el 100% del plan y éste vaya bajando gradualmente a medida que pasen los años.

Consultado Daniel Menéndez, referente nacional de Barrios de Pie, encendió el primer alerta de las organizaciones piqueteras: “El pasaje de los programas de empleo hacia un empleo formal es una política pública con la que no hay forma de estar en desacuerdo. El problema es que el macrismo hace kirchnerismo: detrás de buenas ideas o posturas progresistas ocultan otras intenciones. Vemos que buscan achicar el costo fiscal bajando el presupuesto de las políticas sociales y públicas”.

Según Menéndez, “hay un mundo del trabajo informal que necesita, más allá de su deseo de pasar del empleo informal al formal, ser acompañado en el mientras tanto porque estamos en recesión y con el mercado de trabajo paralizado”. El dirigente, referente de una de las organizaciones que negoció con la Nación la emergencia social, pide que lo que se resuelva “debe ser fruto de una mesa de negociación entre el Gobierno, los movimientos, la CGT y los empresarios” y advierte que “de no ser así nos va a encontrar rechazando y movilizándonos en contra de estas medidas”. El fantasma de los piquetes que tanto molesta al presidente Macri.

Desde la Corriente Clasista Combativa, que también forma parte del tridente piquetero de San Cayetano, también alertan sobre el tema. Su referente Amancay Ardura dijo a este diario: “Esperemos a que traigan el proyecto porque en el Gobierno están acostumbrados a tirar bombas. Antes que nada digo: en el Estado hay 700.000 trabajadores que no están en blanco, ¿por qué no empiezan por ahí? Apoyamos la creación de trabajo pero es algo que no pasa desde hace 40 años y agrego que no hay que encontrarle la vuelta entre los trabajadores sino entre los empresarios. Es por eso que, como hablamos con la CGT, no nos van usar de herramienta para bajar los salarios y romper convenios colectivos de trabajo; lo que se avance debe ser en base a negociaciones sino nos vamos a cruzar en la calle”.

Fuente: clarin.com Por: Pablo Maradei

0 comentarios:

Publicar un comentario